Nova Arqueología

Templarios en la Patagonia. Las Ciudades de los “Césares”. Parte I

El nombre de “Cesares” viene del Capitan Francisco César, llegado al Río de la Plata en la expedición de Sebastián Caboto. Luego fue conocida con muy diversos nombres como Ciudad Errante, Ciudad Encantada, Traplandia, Trapaland, Trapananda, Lin Lin y Elelín.

Leyendas y Realidades

Es importante saber que del contacto con los Indígenas y los Primeros Adelantados españoles, estos tuvieron noticias de la existencia de la “Sierra de la Plata” (“montaña llena de metal plata”) y de la Leyenda del Rey Blanco (del Paraguay).
Es así que comenzó a creerse en una legendaria región de tesoros de plata en el interior de Sudamérica, que realmente existió y no era una simple leyenda como hasta ahora se cree.
La “leyenda” se alimentaba por el uso de objetos en plata que veían los españoles en los pueblos originarios de la región. La “leyenda” estaba asociada con la del Rey Blanco del Paraguay. Era una consecuencia lógica que se hablara de ella: era el recuerdo del tráfico de plata entre tiwanacotas del Segundo Imperio y los Templarios. En el siglo XVI, el estuario de los ríos Uruguay y Paraná era nombrado por los españoles y portugueses como Río de la Plata, el “de la” era debido a que se creía que remontando el curso llegarían a la Sierra de la Plata. Fue así que tuvo su inicio la exploración y colonización de la Cuenca del Plata de la mano de Solís, Caboto, Pedro de Mendoza y otros adelantados. El nombre Mítico de Sierra de la Plata, se deriva del famoso Cerro Rico de Potosí en Bolivia, de donde los tiwanacotas el Segundo Imperio, extraían la plata. Extracción que luego continuaron incas y españoles. La República Argentina tomó su nombre del vocablo latino para plata, argentum.

El origen de la historia de las Ciudades de los Césares

Se encuentra en 7 fuentes independientes, que se entremezclaron con los siglos.
Analizaremos pues las distintas Historias. Siga las múltiples pistas, recorra los mapas, haga inteligencia y finalmente la verá. El camino es largo, mucha historia, mucha geografía, mucha etnografía, pero está a la vista, no es una leyenda.

  • 1.- La Expedición de del Capitán Francisco César, que encendió las ambiciones y dio el nombre a la “Leyenda”.
  • 2.- La Fuga de los Mitimaes de Santiago del Estero
  • 3.- Los Naufragios españoles en el Estrecho de Magallanes

Vista del Lago Buenos Aires/General Carrera. Posible lugar donde se habrían instalado los náufragos españoles.

  • 4.- Los Exiliados Españoles de Valdivia, Villarica y Osorno ingresando en la Cordillera a consecuencia de la Guerra de Arauco entre españoles y amerindios Mapuche y aliados.
  • 5.- El Fuerte Templario en la costa del Atlantico, en la Meseta conocida como el “El Fuerte”, cerca de San Antonio Oeste.

Se observa claramente un Plano Inclinado de acceso a la Meseta en estado de destrucción por el paso de los siglos.

  • 6.- Un asentamiento de “gente que no habla español”
  • 7.- Establecimientos Españoles, prácticamente aislados o que nos prosperaron en la Patagonia

Resúmen de las Expediciones que se intentaron en busca de las Ciudades de los Césares

-1526 : Primera referencia a la existencia de la Ciudad de los Césares. El capitán Francisco César, llegado al Río de la Plata en la expedición de Sebastián Caboto, informa sobre una misteriosa y rica ciudad al suroriente del río Paraná

Sebastián Caboto
-1535: Mitimaes incas del norte chico (Santiago del Estero, Argentina) huyen al sur del país tras un intento frustrado de liberar al Inga Paullu, que acompaña la expedición de Diego de Almagro. Surge con ello el rumor de una nación inca en las tierras australes.
-1540: Naufraga en el estrecho de Magallanes un buque de la expedición organizada por el obispo de Plasensia a las Malucas. Más de dos décadas después dos de los náufragos llegan a Concepción, informando de la existencia de una ciudad fundada por los otros sobrevivientes.
-1543-1548: Expedición de Diego de Rojas en busca de la Ciudad de los Césares.
-1563: Juan Jufré, teniente del gobernador Francisco Villagra, envía una expedición desde Cuyo para reconocer la provincia de Trapananda o los Césares.
-1583: Expedición de Lorenzo Bernal del Mercado, con el auspicio del gobernador de Chile Alonso de Sotomayor.
-1604: Expedición de Hernando Arias de Saavedra, que saliendo de Buenos Aires llega hasta el río Negro.
-1619: Cosme de Cisterna, gobernador de Chiloé, envía una expedición de reconocimiento con el objeto de averiguar la existencia de los Césares.
-1621: Expedición de Diego Flores de León llega hasta el lago Nahuel Huapi en Rio Negro.
-1622: Expedición de Jerónimo Luis de Cabrera desde Córdoba. Un levantamiento indígena lo obliga a regresar a las alturas del río Negro.
-1669-1673: Expediciones del jesuita Nicolás de Mascardi por la Patagonia austral. En su largo periplo, cruza cuatro veces la cordillera de los Andes y llega hasta el estrecho de Magallanes sin encontrar rastros de la Ciudad de los Césares. En 1673 muere asesinado por los indígenas, tras fundar una misión en el lago Nahuelhuapi.
-1674-1676: Expediciones de Manuel Gallardo y Antonio de Vea a los archipiélagos australes, en busca de asentamientos o barcos enemigos.
-1703: El jesuita Felipe de la Laguna refunda la misión de Nahuelhuapi, punto estratégico para las comunicaciones entre Chiloé y Chile central.
-1707: Silvestre Antonio Díaz de Rojas presenta a la corte en Madrid un Derrotero camino cierto y verdadero desde la ciudad de Trinidad, puerto de Buenos Aires, hasta la ciudad de los españoles que vulgarmente llaman la Ciudad Encantada, acompañado de una Descripción de la Ciudad de los Españoles.
-1716: Se abre el camino de Vuriloche entre Chiloé y la misión de Nahuelhuapi.
-1718: Nueva y definitiva destrucción de la misión de Nahuelhuapi.
-1740: Un vecino de Chiloé se interna en la cordillera en busca de la ciudad encantada, sin regresar ni encontrarse rastros de él.
-1763: Expedición de los jesuitas José García y Juan Vicuña a las costas de Aysén.
-1765: Los ingleses fundan el establecimiento militar de Port Egmont en las islas Malvinas.
-1766-1767: Expedición dl jesuita José García al archipiélago del Guayaneco.
-1767-1770: Nuevas expediciones a los archipiélagos australes, esta vez dirigidas por Cosme Ugarte y Francisco Machado, respectivamente.
-1774: Se publica la obra del jesuita Thomas Falkner, A description of Patagonia and the adjoining parts of South America…, la que causa alarma en la corona española.
-1774: El capitán Ignacio Pinuer informa de la existencia de la Ciudad de los Césares, esta vez en la creencia que está habitada por los descendientes de los habitantes de Osorno que escaparon tras la destrucción de la ciudad.
-1778: Los franciscanos Norberto Fernández y Felipe Sánchez se internan en los estuarios de Palena y Aysén en busca de los Césares.
-1779: La corona española ordena una nueva expedición en busca de la Ciudad de los Césares, la que debía ser dirigida por Manuel José de Orejuela. Tras varios años de disputas con el gobernador, la expedición se cancela.
-1779-1786: Expediciones de fray Francisco Menéndez a Chiloé continental en busca de la Ciudad de los Césares.
-1786-1788: Expediciones del piloto José de Moraleda a los archipiélagos australes y la costa de Aysén.

+

-1792-1793: realiza nuevas exploraciones y un mapa de la región.

Hechos que dieron origen a la Historia de las Ciudades de los Césares

En el tema de la Ciudad de los Césares, acrecentado durante 5 siglos, se mezclan historias reales, con fábulas y fuentes de muy diverso origen. Todo ello abonado por la imposibilidad de establecer comunicaciones seguras entre la Chile y el Puerto de Buenos Aires y la distorsión que se introduce en las informaciones cuando estas son fragmentadas y transmitidas por interpósitas personas como los las tribus indígenas.
Entre ambas regiones está la cordillera y enormes extensiones de tierra en aquel entonces inexploradas y bajo el control de Tribus algunas de Indios Blancos y otras de Amerindios.
Pero básicamente se puede decir que el cruce de noticias que traían los indios y los exploradores, más los informes de los expedicionarios que intentaban encontrarlos, era todo mezclado en el imaginario popular hasta alcanzar ribetes fantásticos en la ambición por el oro en algunos casos; en el deseo de dominio y conversión religiosa y en otros casos por el simple intento salvar náufragos.
La ciudad se caracterizó por ser buscada intensamente durante la época colonial de Chile y Argentina, pues se suponía que había sido fundada según las diferentes versiones, por españoles (náufragos, o exiliados), y/o por mitimaes incas; y que estaba llena de riquezas, principalmente oro y plata.

Autor: Alejandro Vega Ossorio

Director de la Comisión de Exploraciones Arqueológicas

Gran Maestre de la Orden Militar y Esotérica del Cetro

Templarios en la Patagonia. Las Ciudades de los “Césares”. Parte I
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

To Top